Colegio de America

HISTORIA DEL COLEGIO DE AMÉRICA

En el contexto del liberalismo, la educación y la imagen de la mujer empieza a cambiar, concibiéndose sus roles de manera distinta. Su función como madre sigue siendo fundamental pero sus posibilidades de acción en la vida pública fueron un poco más amplias.

Se crea el Normal Manuela Cañizares en 1901, lo cual permitió que las mujeres de sectores medios fueran a la Universidad o se gradúen de profesoras y se incorporen al Magisterio Nacional. De esta generación llamada “las maestras ilustradas” surge la figura de nuestra fundadora, la Dra. María Angélica Carrillo de Mata Martínez, quien ocupó cargos importantes, fue Rectora fundadora del Gimnasio Educacional Femenino 24 de Mayo, creado por el Dr. José María Velasco Ibarra, mediante Decreto Ejecutivo No 11 del 22 de octubre de 1934.

En 1941, María Angélica Carrillo, señalaba en el Primer Congreso de Enseñanza Secundaria que se celebró en Guayaquil: “Ya no es cuestión de capricho o de moda, es un imperativo de la hora actual el señalar un puesto de acción eficaz a la mujer ecuatoriana, y para señalárselo hay que prepararla, sin tener en ningún momento temor de que, lo que se haga para elevar su cultura, su preparación profesional y técnica, desvirtúe su condición de mujer”.

En 1969, el Ministerio de Educación designó a la Dra. María Angélica Carrillo, subsecretaria de Educación, fue la primera mujer que en el Ecuador había llegado a tan altas funciones.

Su afán de servicio y cariño a la niñez y juventud, la llevaron a fundar el Colegio De América, el 3 de octubre de 1958 y obtiene el acuerdo ministerial 025 el 15 de noviembre de 1958; la institución nace bajo las premisas: “CULTURA PARA LA JUVENTUD, JUVENTUD PARA LA PATRIA”

El plantel estuvo ubicado en el sector más importante de la capital de la República – Av. Colón 10-41 – en la “Villa María”. Contó con educación secundaria con Bachillerato en Humanidades Modernas, ofreció enseñanza complementaria en Mecanografía, Taquigrafía, Elementos de Contabilidad y Curso completo de Secretariado Superior Especial Bilingüe.

Posteriormente se crea la sección Primaria. La Rectoría General y la Administración, estaban a cargo del Dr. Humberto Mata Martínez. La Rectoría Pedagógica estuvo a cargo de la Dra. María Angélica Carrillo, quien, por su labor renovadora en pro de una escuela nueva, fue conocida como: “EDUCADORA INFATIGABLE DE LA JUVENTUD” El 4 de agosto de 1982 bajo decreto 2140, el Colegio De América cambia a la denominación de “Colegio De América María A. Carrillo de Mata M”.

Así mismo mediante acuerdo 0-15 del mismo año, se crea la Sección Primaria Vespertina. En 1993 se implementa el área de computación. En el 2010 se inaugura el Primero de Básica, en las instalaciones de la casa de la fundadora.

La institución considera a la lectura como una fortaleza y como eje transversal para el desarrollo integral de las estudiantes y pone en funcionamiento la Biblioteca “Humberto Mata Martínez”. La nueva pedagogía de la Dra. Carrillo se aplica a través del arte, y se manifiesta en los diferentes concursos programados con las estudiantes, la creatividad se hace presente en el teatro, cerámica, ballet, gimnasia rítmica, taekuondo.

En el campo académico las estudiantes se destacaron en participaciones intercolegiales de inglés obteniendo el Primer Lugar en el concurso intercolegial de oratoria en idioma extranjero. Se llevaron a cabo sendos concursos de Libro Leído, en la Primaria Vespertina y Matutina. La participación democrática inició con las niñas de las Primarias Matutina y Vespertina, en la elección del Gobierno Estudiantil.

El Consejo Estudiantil con las estudiantes de secundaria se ha desarrollado en medio de debates y foros de altura, donde los argumentos formaron parte de la contienda democrática. La Institución, mediante Acuerdo AMIE 17H01106, cambia su denominación a Unidad Educativa Particular De América María A. Carrillo de Mata M., a partir del año lectivo 2014-2015.

En julio de 2021, la Institución oferta la Coeducación, propuesta pedagógica que orienta una formación integral en condiciones de igualdad para hombres y mujeres, sin limitar los aprendizajes, en un ambiente de convivencia armónica. Maestros, maestras, personal administrativo y de apoyo, las familias de la Comunidad Educativa, todos juntos, perseverarán con mística y compromiso para que este nuevo reto pedagógico continúe formando líderes, en el marco de la práctica de la libertad, respeto, empatía, tolerancia e igualdad.